rescates
 
El asunto de las reediciones (sobretodo en formado LP) sigue más vivo que nunca. Es posible que el ¿negocio? de la reedición se circunscriba al hecho de que el mercado del vinilo pasa por momentos de cierta revalorización no exenta de romanticismo, y exclusividad. Comprar vinilos es, en parte, adscribirse a un grupo selecto, pero a la vez audaz. Sí, audaz porque el negocio del vinilo ha disparado los precios a cotas prohibitivas para muchos y el reembolso que se hace es de valientes. Pues bien, en el 2016 hubieron muchos y variados rescates para deleite de todo tipo de paladar. Aquí he seleccionado unos cuantos que espero sean de su gusto, o al menos les pique la curiosidad por descubrir (alguno también reeditado en cd igualmente). El numero uno es una debilidad personal, y claro, no me pude resistir.

 
1- “69 Love Songs” (The Magnetic Fields). “They say there’s a sun in the sky/but me, I can’t imagine why/There might have been one/before you were gone/but now all I see is the light/I don’t believe in the sun/How could it shine/down on everyone/and never shine on me”. Gracias, Stephin.
 
2- “Femenine” (Julius Eastman). Pieza clave de la escena musical y escenógrafa de vanguardia del Nueva York de los 70 y 80. Activista LGTB, y colaborador de gente como Arthur Russell o Meredith Monk, este “Femenine” (editado por Frozen Reeds) es otra pieza más del puzzle inacabado de la obra de este artista mayúsculo. Estamos ante una sola pieza (grabada en directo junto a la S.E.M. Ensamble en 1974, y con Eastman al piano), cimbreante, repetitiva, romántica, pagana, orgánica. Esta música es como el reflejo de los primeros rayos de sol de la mañana.
 
3-“Thought Seeds” (The Paris Smith Quintet). Paris Smith es un maestro del vibráfono, y junto a un prodigio de grupo compuesto por el saxo de Jimmy Ellis, la batería de Usama Pitts, el bajo de Tyler Mitchell, y la gran voz de Carol Sawall, entregan un estupendo conjunto de canciones de spiritual jazz. Editado por Oracle en 1983, esto es una obra maestra, y una de la grandes revelaciones musicales de este año para mí.
 
4- “Sky Girl” (VV.AA). Una labor encomiable la realizada por la escudería Efficient Space este año. Junto a esta maravilla, también podemos disfrutar de “Midnight Spares”, aunque si tengo que elegir me quedo como éste, ya que es pura ambrosía para los oídos. Gemas pop que, además, invitan a rastrear en las carreras de cada intérprete por separado. Post relacionado.
 
5- “Obnoxius” (José Mauro). Otra joya de la inagotable cantera brasileira. La fugaz aparición en la escena posttropicalista de Mauro -dos discos, y una muerte misteriosa- es de las que dejan huella. “Obnoxius” es un fascinante pentagrama de pop -reivindicativo en esencia y bizarro en las formas- de terso barroquismo, brisas jazzy de saxo, samba, folk crepuscular, y psicodelia envolvente. Maravilla.
 
6- “Digital Zandoli” (VV.AA). Bellísima colección arqueológica que nos llegó desde las Antillas Francesas. En los 80 se reivindicaba el “peace and love” al ritmo de zouk, afrofunk, o dub. Post relacionado.
 
7- “Original Soundtrack” (Gary Blanchard). Blanchard es de Baltimore, y parte de su inspiración y debilidad por los flamencos se la debe a, claro está, su paisano John Waters. Y viendo la portada de este álbum editado por el sello catalán Doméstica, parece un personaje salido de alguna película del autor de “Cry Baby” (por estética y su sentido del humor). Un trabajo turbador en el que, sacando el máximo partido a un teclado Yamaha PSR y a una caja de ritmos, le salen temas como “Polyester From Hell” (un recitado en contra de los formalismos en la vestimenta), “Ladies In Mercedes” (con caja de ritmo saltarina), y hasta algo parecido a un vals (“Pink Flamingos”) que seguro le encantará a Pascal Comelade. Descúbranlo, no se arrepentirán.
 
8- “ Down To Earth” (Odion Iruoje). Odion fue el productor estrella de la efervescente escena funk de Nigeria entre la década de los 70 y parte de los 80. El responsable de fichar para una multinacional a Fela Kuti encapsuló en este artefacto (editado originalmente en 1983, y reeditado por Soundway) de alto voltaje, seis temas que van del afrobeat, funk, disco, y guitarras a lo Jimmy Hendrix. ¿Te lo vas a perder?.
 
9- “Rive Gauche” (Philippe Chany). El bueno de Chany dio el pelotazo en su día con el megahit “Dance On The Groove And Do The Funk” (circa 1981) junto a su grupo Love International. Ahora las huestes de Dark Entries (siempre haciendo gala de buen gusto) rescatan este disco en donde hay guiños a Gainsboug (“Aimez-moi”), tecnopop arábigo (“Cairo Connection”), y hasta sofistifunk (“La Mystique Du Mâle”). Este hombre es un amor.
 
10- “Tumblers From The Vault (1970-1972)” (Syrinx). Los de Rvng Intl se marcan un buen tanto. Syrinx fueron una banda canadiense que, a principios de los setenta, editaron dos discos y desaparecieron para siempre. Aquí los tenemos reunidos, más la incorporación de material extra, y es un primor la aplastante grandilocuencia de “Tumblers To The Vault” (recuerdan a unos SoftMachine hiper ventilando), “Syren” (es pura magia la que extraen de la coexistencia en un mismo estudio de Moogs y saxos), o esa feérica “Appaloosa-Pegasus” de casi doce minutos. Creo que si entre nuestros lectores hay algún fan de la saga de Tolkien, este disco les gustará mucho.