mf

Broken English”, composición de Marianne Faithfull, Barry Reynolds, Joe Mavety, Steve York y Terry Stannard, no fue revolucionaria ni pionera en casi ningún aspecto. Ni siquiera obtuvo buenos puestos en listas. Sin embargo supuso una envidiable puesta al día del sonido de la londinense al ser incluida en su disco del mismo título de 1979, en Island.

Ya Brian Eno se había quedado prendado de la línea de bajo sintetizada creada por Giorgio Moroder para Donna Summer en “I Feel Love” dos años antes y con la que dijo haber vislumbrado el futuro de la música de baile. En el tema que nos ocupa se aprecia similar figura melódica de base (que por otra parte será reutilizada hasta la saciedad con ligeras variaciones por otros artistas como Hall & Oates en “I Can’t Go For That” (1981) o el mismísimo Michael Jackson en “Billie Jean” (1982)), acompañada de sugerentes efectos electrónicos y sintes (a cargo de Steve Winwood; en la versión extendida se multiplican), sólo que, a mi juicio, aquí resulta más hipnótica, misteriosa, insistente y trepanante (quizá sea por esos hi-hats de la base programada, o por la ligera distorsión del bajo, o por ese cambio de tonalidad y vuelta a la original en la armonía) por lo que parece no haber sido pensada para la pista de baile como el tema de Summer, sino para ser disfrutada cerebralmente, intelectualmente, quizá sentado en un sillón en una habitación a oscuras con el sonido llegando a través de los auriculares.

Además, la voz de la británica tampoco resalta por lo sensual: debido a sus severas laringitis y al abuso de drogas (ese mismo año era detenida en Oslo por posesión de marihuana) suena raspada y cortante (también debido a que el texto está formado por frases más bien cortas). Por si fuera poco, la letra nada tiene que ver con lo sexual, sino que está basada en un libro que Faithfull leyó en su momento relacionado con la banda terrorista alemana Baader-Meinhof (probablemente sea coincidencia, pero ya Cabaret Voltaire habían dedicado el año anterior uno de sus temas a dicha banda), así como el visionado de un documental dedicado a la Red Army Faction, el cual estaba subtitulado “broken English … spoken English”. De ahí los pasajes de amarga crudeza: “Lose your father, your husband, your mother, your children / What are you dying for? It’s not my reality” que ojalá pasen de moda algún día.