cs14

“Every Now & Then” (Jagwar Ma). Después de verles en directo con un sonido capaz de trepanar los sesos mejor amueblados, pensaba que la grabación siguiente incidiría en esta línea. De algún modo no obstante los beats duros han sido segmentados en fases del álbum de distinta manera al anterior, intercalándose en tramos más expansivos y boreales en detrimento de pasados devaneos melódicos. Para hacernos una idea, los temas fuertes aquí son “Say What You Feel” (melodía Stone Roses), “O B 1” (eco Happy Mondays con la vibrante aportación de Stella Mozgawa) y “Ordinary” (una edificación con muchas estancias y refrigeración austral), y solo por ellas ya merece la pena la adquisición.

“25 25” (Factory Floor). Reducidos a pareja tras la marcha de Dominic Butler, en este segundo álbum afinan el tiro del ritmo obsesivo. Sigue el sonido seco de escuela DFA con poca misericordia, es decir casi nada analógico. Tecnología pura y dura salvo algunos pasajes de percusión (“Slow Listen”) para un placer mayormente físico, donde la voz femenina indescifrable se ve fagocitada por los ecos de una cámara al vacío. Dentro de lo monocromático de este ritmo, muy subrayado desde la percusión, presentan recursos interesantes (y divertidos: “Wave”). Para dejarse la piel, las neuronas y las suelas en la pista a muy altas horas de la noche.

“Escapements” (Beacon). Algunos les han comparado como la versión para bailar de James Blake. El dúo de Brooklyn es no obstante más elástico dentro de su sigilo, utilizando elementos contrastados sin tanta dependencia de los bleeps. Aquí hay influencias house (“Backbone”), beats infecciosos aunque tristes (“Better Or Worse”, “You´re Wondering”), no tan fluorescentes como Factory Floor (“Preserve”) y con una relación menor con el minimalismo sufridor del británico. “L 1” es la única pieza compuesta por Thomas Mullarney sin su compañero Jacob Gossett.