cs18

“High In Place” (EZTV). Mantienen el regusto acuoso y los estribillos dorados empastados con buenas voces. ¿Shack, Byrds, Big Star? Las formas están ahí, sin variaciones relevantes respecto al debut. Les sigue faltando un poquito de agilidad instrumental, aunque esto, en otros grupos como The Clientele, es una virtud; sobre todo estribillos perdurables que no aguantan comparaciones con la facilidad de fabricación de Teenage Fanclub. Y eso que en “High Flyin´ Fate” tienen el respaldo de Jenny Lewis, así como de Martin Courtney (Real Estate) en “Reason To Run”. Gustará “Temporary Gold” y encantará “How Long It´s Gonna Be”.

“Love Yes” (TEEN). Las tres hermanas (más el bajo de Boshra AlSaadi) lideradas por Kristeen continúan creciendo enfrascadas en conseguir los mejores estribillos. Muy pegadiza “All About Us”: synth pop más pop que synth debido a la mezcla alta de las voces. Se mantiene el pulso accesible con la feminidad interpretativa vulnerable de “Gone For Good”, mientras “Another Man´s Woman” es como meter a Kate Bush y St. Vincent en la turbina pop. En la segunda parte encontramos algún pasaje indigesto (“Animal”) o sinuoso (“Please”) pero siempre haciendo hincapié en sus prestaciones, de elegancia superior a grupos otrora más famosos como Bananarama. Son otros tiempos y otras perspectivas. De hecho no sé muy bien por qué me ha tentado esta comparación.

“Absolute Truth” (Lawrence Arabia). El neozelandés James Milne graba su cuarto álbum ensimismado en su pop, sin apenas ayuda. Es el clásico de las antípodas, pensamos tras escucharle rasgar típicamente la guitarra cuando empieza con “A Lake”. Sin embargo poco a poco, canción tras canción, edifica su universo sonoro apacible. En “Sweet Dissatisfaction” sopla una trompeta fresca. “The Old Dancefloor” agradece el ramalazo bossa, mientras lo aterciopelado de “O Heathcote” indica que este hombre, aunque en su país encontremos glaciares, nunca se posicionará lejos de los rayos solares. Con bagaje ligero compuesto por mimbres sencillos y un aire naïf a menudo disfrazado de vintage.