sh

 

El joven londinense se ha abierto camino en el mundo a lo grande. Su voz terrosa (posible secuela de una enfermedad de garganta), y de falsete sensual ha participado en discos de grandes estrellas del r&b actual como Solange, Drake, o Kanye West. Casi nada. Eso es entrar con un pan bajo el brazo. Después de dos ep’s Sampha Sisay debuta con este meritorio primer lp titulado “Process” (Young Turks, 2017).

 En esta colección de canciones, el bueno de Sisay ha canalizado toda esta desazón después de la pérdida de sus padres, y ese estado anímico se concreta en ese tono cybermelancólico que destila este debut. Su voz es cálida, y es capaz de fundir cualquier colchón de fría electrónica como el caso de “Timmy’s Player” (compuesta junto a Kanye West), mientras que en otras el piano arroja tonalidades jazzy (“Incomplete Kisses”), o  es el protagonista absoluto (“(No One Knows Me) Like The Piano”) en un emotivo recuerdo a su madre. Hay otros temas que le acercan a ANOHNI (“Reverse Faults”, “Under”), y en “Kora Sings” empasta prodigiosamente ecos del oeste africano y estéticas hiperfuturistas. Nada especialmente novedoso, pero hecho con mucho gusto.