tm

Tres años desde el sexto álbum (sin contar los dos directos) hasta que ahora Tift merritt publica “Stitch Of The World” (Yep Roc 2017) tras dedicarse un tiempo a las labores de madre. Atrás dejó media vida junto a su pareja para para crear un nuevo hogar con Eric Heywood, el reputado maestro de la steel guitar (Son Volt, Richard Buckner, Joe Henry, Varnaline, The Jayhawks). Para mayor solera del álbum, le ayuda en las tres últimas canciones Sam Beam, experto en brindar compañía -musical- a muchas artistas.
Tejana de nacimiento aunque criada en Carolina del Norte, resume Merritt parte de las nobles cualidades sureñas en sus discos. Abre con un rock & roll rasposo y aguerrido (“Dusty Old Man”) para combinar los temas de guitarras que provocan heridas tipo Bonnie Raitt o Lowell George (“Heartache Is An Uphill Climb”, “Love Soldiers On”) con retazos de folk camuflado (“Stitch Of The World”) y country de la tierra (melodía fronteriza para una dulce interpretación en “Something Came Over Me”, con Beam). Siempre con esa profesionalidad repleta de tablas gracias a una carrera de la que presumir: unos cuantos galardones en la cesta, primer disco producido por Ethan Johns, y amigos que la han apoyado instrumentalmente como Jim James o Andrew Bird. Ya es hora de un reconocimiento global.