eno

Hay muchas cosas que no sé pero lo que sí conozco es cuál es mi patria de origen, y esta es el pop. Eso no significa que permanezca indefinidamente en ella. Me permito hacer excursiones a otros territorios de los que poca noticia tengo salvo su nombre o su presencia en medios o por el boca a boca. Ese afán de conocimiento es inherente al ser humano pero al mismo tiempo existe otra fuerza que te obliga a retornar siempre, a volver al punto de partida, a regresar al hogar.

Claro, que hay compositores como Brian Eno que han conseguido establecer puentes entre distintas orillas, de modo que el tránsito entre géneros sea cómodo y adecuado. Es lo que sucede, a mi entender, con esta obra, compuesta a medias con su hermano menor Roger Eno (que se estrenaba por entonces en tareas de grabación) y co-producida con Daniel Lanois. Sí, es un tema ambient pero es también un tema pop, es ambas cosas a la vez, como sucede en la naturaleza con la dualidad onda-corpúsculo de la luz. Es instrumental, aparece una figura melódica electrónica que se repite ad infinitum y cualquier forma de percusión está ausente, pero, en su versión inicial (la incluida en ‘Apollo – Atmospheres & Soundtracks’ (EG/Polydor, 1983)), se acompaña de sutiles pespuntes de piano, del suave colchón de un sintetizador y un órgano, así como de una secuencia antológica de ocho acordes diferenciados que vuelven sobre sí mismos, extremadamente efectiva (la primera parte de dicha concatenación: Si mayor-La menorSol menorFa mayor, forma unos intervalos que se han empleado frecuentemente y se seguirán utilizando por siempre y son de una eficacia pop probada (ahí están por ejemplo “Caravan” (1970) de Van Morrison o el estribillo de “Race For The Prize” (1999) de The Flaming Lips).

También, imagino, ha habido siempre un deseo de retornar a casa en los tripulantes de las diferentes expediciones a nuestro satélite, cuyas hazañas (reflejadas en imágenes procedentes de la NASA) se reunieron en un documental inicialmente titulado ‘Apollo’, posteriormente retitulado ‘For All Mankind’, dirigido por Al Reinert y que sería estrenado en 1989 con algunas de las canciones del disco citado anteriormente, entre ellas este “Always Returning”, en su banda sonora. Esperemos que las experiencias de los próximos viajes que se realicen a nuestro vecino cercano, Marte, también puedan ser contadas por sus protagonistas aquí, de vuelta en el hogar, dulce hogar.