untitled-1-copy

Apadrinada por Ruban Nielson de Unknown Mortal Orchestra, reivindica Amelia Murray el dream pop desde Nueva Zelanda bajo el nombre de Fazerdaze a través de la discográfica más emblemática del país.
“Morningside” (Flying Nun 2017) contiene los ingredientes clásicos del género, y su estela imparte calidez y electricidad a la par. Aunque no reniegue de excursiones alejándose del perímetro de confort, como la más rígida pero igualmente lograda “Friends” -donde la de Auckland muestra durante unos instantes las uñas afiladas-, el paseo triunfal discurre por la dulce velocidad de “Lucky Girl”, una “Little Uneasy” que no se despega de la memoria, y la ensoñación pura de “Jennifer”. En estas tres piezas quedan resumidas todas las virtudes de gran parte de los discos de pop femenino de mi discoteca, y si no es porque entre ellas está incrustada “Misread” -pelín menos inmediata-, diría que estamos ante una de las secuencias gloriosas de cualquier discografía de los últimos…pfff…siglos. De aquí, de allá e incluso de las antípodas (que es mucho pedir si recordamos la procedencia de The Go-Betweens). ¿Estoy exagerando? Quizás, pero a usted no le quedará más remedio que comprobarlo. Me cuenta después; si no se ha quedado sin habla.