vj

Paso adelante el de Valerie June en su segundo álbum “The Order Of Time” (Concord 2017). Teniendo en cuenta que el anterior ya fue muy bien recibido, estamos hablando de una estrella en ciernes.
El inicio no obstante incita a la cautela, más cerca de Alabama Shakes que de un estilo personal donde el ronroneo de su voz, entre lo nasal y lo infantil, puede provocar aversión en más de un oyente. Las canciones poco a poco empiezan a coger peso. Una más que vibrante “Shake Down” pulsa la fibra del trance de los músicos de color, a la que hay que añadir en “If And” y sobre todo en “Man Done Wrong” el componente blues venido de África mezclado con la musculatura elástica nativa india. ¿Será Valerie la primera portadora de la etiqueta de verdadero blues norteamericano?
A partir de este momento tanto nosotros empezamos a tomarla en serio como ella a corresponder con composiciones importantes como “The Front Door”. Para entonces, en “Astral Plane”, la voz ya no es un inconveniente sino un atractivo por sus propios méritos. Sabe cargar con la mochila de la estructura sin temor –“Just In Time” tiene briznas de la grandeur de Phil Spector-, apurar los tramos de “With You” donde brilla su preciosismo y, en fin, dominar los distintos resortes que un repertorio de este calibre precisa, a veces con la colaboración vocal de familiares. Con los deberes hechos en estas siete canciones seguidas, encara el tramo final sintiéndose ganadora. No da para una Janis Joplin pero no importa: son tiempos generacionales demasiado acomodaticios para pedir a los artistas inclinarse por la transgresión.