rag

Un asunto delicado: discernir el original de la copia. El soulman con cicatrices del impostor con tatuaje. Rory Graham, alias Rag`n´Bone Man, a pesar de su voz excelente, está bajo sospecha. Británico que se inició en el hip hop, ha virado hacia formas clásicas de una manera tan perfecta que acaba por oler a producto prefabricado; no en vano la discográfica que cobija “Human” (Sony 2017) es la que es.
La pregunta no obstante sigue en pie. Si este disco lo hubiese firmado Van Morrison, todos estarían ahora mismo elogiando su perfeccionismo y lo mayestático del resultado. Y más si no arrancase con la canción “Human”, que por su sobreexposición no invita precisamente a destacar lo que otras aportan. Porque “Skin” es una pieza de mucho peso, así como “Be The Man”; tan fáciles como adherentes ambas. Esa voz rugosa sobre bases secas de hip hop reconducida a un soul decorado con cuerdas, épico y con pátina de duradero, no debe ser ninguneada pese a mostrarse a veces exagerada y tirando de tópicos. Es como un chicle de música negra que pierde el sabor cuando se mastica demasiado, pero extremadamente apetecible en las primeras escuchas. El hip hop escondido de “Ego”, el aire Tom Jones de “Arrow”, o el magnetismo para un singalong gospel colectivo de “As You Are” podrían equipararse en formas a la estrategia de “Crazy” de Gnas barkley.
Para quienes escuchan sin prejuicios de clase ni de color.