to

La banda canadiense TOPS tienen una facilidad admirable para hacer hermosas melodías pop, y saben combinar influencias varias con AOR, sintes saltarines y atmósferas lo-fi. Además tienen una gran baza a su favor, la voz de Jane Penny que sabe a las mil maravillas tomar las riendas de la canción y hacerla orbital hacia donde le da la gana. Grupo formado en Montreal, forman parte del interesa sello Arbutus en donde militan otros malabaristas de pop inquieto como Michael Stasis, o Sean Nicholas Savage. En 2014 editaron un excelente disco titulado “Picture You Staring” en el que se les veía  moverse cómodos entre el pop post-Ariel Pink, guitarras a lo Aztec Camera, guiños a Julee Cruise, y pizpiretos estribillos registrados por Fleetwood Mac debidamente acolchados en vaporosos fondos.

Con este “Sugar At The Gate” (Arbutus Records, 2017) pulen su sonido, y consiguen su mejor disco hasta la fecha. Una colección de temas que son un dechado de frescura y bien anclado a robustos cimientos clásicos. “Cloudy Skies” es cambiante: empieza pespunteada por una guitarra que parece insinuada por  Vini Reilly y va tomando forma de pop a lo Hall &Oates. Temazo para empezar bien un disco. Le sigue “Further” que es sophisti-pop de altos vuelos, y en “Petals” vuelven a retomar su devoción por Ariel Pink más unas guitarras que me recuerdan a Prefab Sprout. En la estupenda “Marigold & Gray” el estribillo vuelve a arquear una ceja a PaddyMcAloon, mientas que “Dayglow Bimbo” parece sacada del “Mellon Collie And The Infinite Sadness”. Pues sí, ojito con los TOPS, que cotizan alto.