se

Cuando parecía una sociedad formada para una aventura esporádica y publica un segundo álbum, nos dice implícitamente que sus componentes han quedado satisfechos tanto del producto como del público.
Ya se dijo en su día: lo de Sylvan Esso traspasa la barrera del género pulsado, así como de los entornos respectivos de donde Amelia y Nick provienen (por cierto, hablando de Nick, resulta curioso comprobar como casi todas las ramificaciones pre y post de la marca Bon Iver han buscado cierto contacto con la electrónica, llámense Megafaun, Aero Flynn, S Carey o Volcano Choir). Es la confrontación de la tecnología con lo natural y lo espontáneo de una voz que es pura energía positiva. Ella en “What Now” (Loma Vista 2017) contagia buenas sensaciones por entre los numerosos bleeps. ¿Los Yazoo de USA del siglo XXI? Te lleva en volandas al amparo del ritmo de “The Glow”. Te empuja en “Radio”. Te ilumina con gracejo folk en “Song”. Y sabe encontrar un final flotante, brioso y a la vez acuático, en “Rewind”, desprendiendo sensibilidad de amplio espectro.
A los seguidores de Chvrches les aconsejaría escuchar a Sylvan Esso. A los de Yazoo por supuesto también. Un chute extra de naturalidad transversal. Solo tienen un problema. No parecen interesados en promocionarse en los corrillos de las tendencias. Son demasiado músicos para bajar el peldaño de la banalidad.