sl

Hubo un tiempo -finales de los sesenta, y toda la década de los setenta- en que la simbiosis madre tierra, naturaleza, espacio exterior y sintetizadores jugó un rol de vital importancia en la concepción de nuevas músicas hasta ese momento inauditas. Abrazar las energías cósmicas era el eje de unión, y serviría de detonante y fuente de inspiración de uno de los personajes más fascinantes de la música moderna: Sun Ra y su Afrofuturismo abierto al espacio exterior. 

Como viene siendo habitual, el sello londinense Soul Jazz pone en circulación estos días otra de sus recopilaciones imprescindibles. En este caso “Space, Energy & Light. Experimental Electronic And Acoustic Soundscapes 1961-88” propone un diálogo con la electrónica más primigenia ejecutada con todo tipo de sintetizadores analógicos, pianos, y software inventado de diversa índole. Los nuevos descubrimientos astronómicos y físicos sirvió de acicate para que todos estos músicos teorizaran sobre la posición del hombre en el Universo, y su importancia en relación al sistema solar; todos estos sonidos aquí inventariados siguen sonando frescos y mantienen intacta su vigencia ya que éstos fueron la hoja de ruta de unos compositores que querían cambiar (a su forma) el rumbo de la música, hacer algo innovador y de paso abrir nuevas sendas que  acercaran al hombre a la naturaleza en pos de la ansiada armonía espiritual. 

Es un placer recorrer estos páramos interestelares por los que transitó el gran Iasos (uno de los precursores de lo que se llamaría New Age) en su tema “Lueena Coast” en donde reverberan ecos de lounge music y pop; absorbente e hipnótica con esos aires orientales se muestra Beverly Glenn-Copeland (responsable de algunas de las melodías de “Barrio Sésamo”) en su “Ever New” dibujando una delicia de canción con el famoso Roland DX-7, y su potente voz a punto de quebrarse. Otra pionera de las importantes es Laurie Spiegel, y queda representada en “Improvisation On A ‘Concerto Generator” que es un primoroso tapiz de estrellas y meteoritos, mientras que la laberíntica “Ceres Motion” corre a cargo de la banda Mother Mallard’s Portable Masterpiece Company, responsables de tocar con Moog partituras de jóvenes promesas del momento como John CageRobert AshleyTerry Riley, o Philip Glass. Space is the place.