db

No se suele citar entre sus mejores canciones y corre el peligro de ser olvidada entre la enorme producción del Duque Blanco (al igual que “Right” del ‘Young Americans’ de 1975, “Be My Wife” de ‘Low’ (1977) y tantas otras). Es cierto que existe una similaridad con la armonía de “Heroes” (el intervalo de dos acordes que forma la estrofa de ambas piezas es el mismo) y con la intro de “Clowntime Is Over” (1980) de Elvis Costello, lo que desluce un poco el tema, pero en “Teenage Wildlife” hay suficientes elementos diferenciadores respecto a su ‘heroico’ single de 1977. Para empezar, la longitud es casi el doble (se trata de una de sus composiciones más largas) por lo que no hacía aconsejable su publicación como single (aunque sí se encarga de abrir la cara B de ‘Scary Monsters’ (RCA, 1980)); la voz de David Bowie aparece aquí un tanto más deslavazada (más tarde reconocerá que pretendía sonar como Ronnie Spector, con quien había tenido un escarceo años antes), sobretodo en las estrofas; las guitarras solistas de Robert Fripp, Carlos Alomar y Chuck Hammer están mucho más presentes (en la melodía inicial que marca el tema principal, durante las estrofas, mediante dos solos memorables en mitad de la canción y en la despedida en fade out de la misma); la presencia del bajo (a cargo de George Murray) cobra un papel muy importante en diferentes secciones, sobretodo en esos tres momentos-estribillo en forma de crescendo donde se llega al clímax en el que Bowie grita con contenida emoción “I’m not a piece of teenage wildlife”; y por último la estructura de la canción contiene más partes diferentes, ejemplo del talento del británico como compositor, que se muestra igual de inspirado tanto en las distancias cortas como en las largas.

Fauna Adolescente” (titulada originalmente “It Happens Every Day”) no presenta un texto tan cautivador y directo como “Héroes” pero vale la pena prestar atención a lo que sugiere: una visión particular en contra del mundo de las jóvenes estrellas (“blinded by desire”), dándose un toque de atención a sí mismo y quizá refiriéndose a sus compañeros y herederos musicales en las listas (se ha querido ver en la letra una indirecta al por entonces pujante Gary Numan: “A broken nosed mogul are you one of the new wave boys / same old thing in brand new drag” ya que en aquellos días Bowie arremetía contra él en algunas declaraciones en prensa; e incluso el propio Numan ha declarado sentirse reconocido en la letra). También se ha interpretado como el acceso de David a una etapa de madurez en su carrera.

En cuanto al omnipresente Tony Visconti (no sólo co-produce el tema junto al autor sino que hace coros), decir que consigue integrar el piano de Roy Bittan (de la E-Street Band) entre tanta efusividad guitarrística, sin que éste pase del todo desapercibido.

Curiosamente David no estrenó en directo la canción hasta la gira del ‘Outside’ en 1995.