ef850f16-306a-4466-8cc3-8ab3629eefcfEste joven talento de Illinois tiene una voz nasal parecida a Dylan. ¿Le beneficia o le perjudica? Podría en principio considerarse un factor negativo (las comparaciones, ya se sabe). Por otro lado sin embargo dota a sus piezas -recordemos años atrás la misma comparación con The Walkmen o The War On Drugs– de una pátina clásica inmediata.
Cierto, la música de Trevor Sensor parece que ha venido para quedarse. Rock instantáneo de cuna noble -para amantes de Dylan, John Hiatt, Tom Petty-, adictivo -excelentes melodías- y a veces muy robusto. Imposible no sucumbir ante el músculo de “On Your Side” o de “Sedgwick”; aveces incluso hasta rozar la solidez de E Street Band. No obstante está diseñada por por productores como Richard Swift y Jonathan Rado, y respaldada por músicos de la camarilla de Whitney como Julien Ehrlich, Max Kakacek y Malcolm Brown (“Stolen Boots” sería el mínimo común denominador).
También se ha de destacar que el título del álbum “Andy Warhol´s Dream” (Jagjaguwar 2017) responde al concepto de tratar varios temas coincidentes con el entorno de Warhol y su época (arte, industria, propaganda, actitud), y quizás desde esta perspectiva se entiende mejor la perfecta coalición entre este tono nasal -al fin y al cabo Bowie lo registró en “Hunky Dory”-, la épica poética urbana de cantautor –“In Hollywood, Everyone Is Plastic”, “It Wasn´t Good Enough”, “Starborne Eyes”: hay muchas para elegir-y la ambición de trascender.