20171029_113702Hay discos que tienen la capacidad de sacarte una sonrisa, y este es uno de ellos. No tenía ni idea que en Idaho existiera una banda tan buena de indie, hasta que ha llegado a mis manos y oídos este notable “Syntherely Yours” (Kocliko Records, 2017) (simpático y original juego de palabras), y que además homenajea sin pudor a la portada de la obra maestra de OMD, el “Architecture & Morality”, disco por el que siento devoción. Pues como ya pueden intuir, The Very Most me tienen ganado de antemano.

El disco esta compuesto por un puñado de canciones de electropop en plan lo-fi que nunca esconden sus influencias, y que en su humildad se erigen como pequeñas epifanías a ritmo de sintetizadores juguetones y armonías vocales chispeantes que, revoltosas, sobrevuelan la cabeza de Brian Wilson. El grupo de Jeremy Jensen ya llevan bastante recorrido -varios lp’s y ep’s van jalonando su carrera-, así que aunque puedan sonar naïf, de bisoños nada.

“Good Fight Fighting” y “Things Too Obvious To Sing”, Jensen y su cacharrería rinde amor incondicional a los primeros The Magnetic Fields mientras se intercalan ecos a OMD, y ding dongs de campanas de fondo. “This Is Where I Should Be” es un claro abrazo de confraternizaron con los autores de “Electricity”, pero seguro que Javier Aramburu no hubiera dudado en incluirla en “Un Soplo En El Corazón”. Un dechado de amor. Después llega una carta a “Jonathan Richman” en la que le escriben “I, I hope you get everything you hope for and that you adore your songs as much as we do”. Si es que con declaraciones así, ¿cómo no se les va  a querer?.

Sonidos que recuerdan a la indietrónica y a La Casa Azul  acolchan “Today It Is Even Better”, y en “Sweater” o “You’re In Love With The Sun” sus prístinas melodías recorren el subconsciente y te acercan a East River Pipe. Un pequeño clásico.