Desde Detroit nos llega un grupo y un disco de debut que me tiene enamorado. Los culpables son Bonny Doon que se postulan como unos buenos conocedores de la herencia americana, ese género que algunos llaman alt-folk, y que yo prefiero llamar simplemente americana. En “Bonny Doon” (Salinas Records, 2017) -atrás queda un 7’ de título homónimo publicado en 2015: no se comen mucho la cabeza para titular sus trabajos- se hallan hermosas canciones (abrigan, susurran, reconfortan) bien apuntaladas por esmerados trenzados de guitarra-bajo-batería (incluyen puntuales arreglos de piano), y la bonita voz de Bill Lennox.

Historias en donde Lennox  narra sus desamores, su amor a su ciudad, y hasta le dedicas beodas dedicatorias a su madre en “I See You” y que son de esas melodías guardadas en barrica y que saben de maravilla, sino que le digan a David Berman que es un sommelier de categoría. Claro, como no podía ser de otra manera siendo de donde son, “Lost My Way” tiran por el trazo más animal de los The Stooges, mientras que en “Crowded”la electricidad te transporta a repasar el “Zuma” de Neil Young. La cosa marcha muy bien ¿no?. Sigamos. “Evening All Day Long” es tan preciosa, ¡qué  punteos de piano!, que recuerda a la mágica melancolía de los Yo La Tengo, y los cimientos de “Relieved” reescriben un guión (SmogKurt Vile, incluso Pavement) ya del todo conocido, pero en manos de estos muchachos vuelve a saltar la chispa. Unas canciones que trascienden de la mera copia.

Les ha quedado redondo. Felicidades.