Cautivador, alucinado, esteta, enseñador, surrealista, teatral, transgresor. Así podría estar enumerando las sensaciones que me recorren por las terminaciones nerviosas tras la escucha continuada del segundo disco de Mega Bog, el proyecto musical de Erin Birgy. De su Seattle natal se mudó a NY para grabar este inspirado y terriblemente perturbador “Happy Together” (Nicey, 2017). Bien acompañada por una pléyade de músicos de lo más variopinto -por ahí andan Meg Duffy de Hand Habits, o James Krivchenia de los Big Thief– la americana ha confeccionado un rico tapiz hilando canciones de pop retro-futuristas que despliegan un potente caudal lírico que, según cuenta la propia autora, le inspiraron los desaforados  melodramas de ¡Almodóvar!. La temática del disco recurre a la temática de las relaciones amorosas, pero haciendo hincapié en aquellas en las que los malos tragos de relaciones tóxicas dejan un poso amargo.

Arranca el disco con la preciosa “Diznee” que apuntala un saxo que suena tan atemporal como kitsch, y Birgy declama a la carrera como si estuviera recitando, y la canción, sin previo aviso, pierde ímpetu y  se va adentrando en un laberíntico carrusel de emociones tan vividas y cercanas pero a la par deudoras de un arte efímero. “He told me I should study up on him, but there’s nothing I could learn.” canta en la borrachera después del desgarro en “She’s History” a la manera de una Laurie Anderson, y en “T.V. M.A.C” me llegan ecos de Julia HolterAriel Pink, y The Pretenders (inspiración clara, también, en la más rockera “Blackout” que pretender ser su particular lectura del “Back on the Chain Gang”).

La canción cumbre del disco es “192014” en la cual oímos saxos alocados y bajos zumbones en una suerte de quimérico homenaje al free jazz, y al dance mutante de Arthur Russell. Una canción que sienta cátedra. En “London” los ritmos oblicuos, cimbreantes y oscuros dan cabida a soñar con una Lizzy Mercier Descloux transmitiendo desde un planeta lejano, mientras que “Modern Companion” la de Seattle alumbra una miniatura escultórica acuosa de música concreta fagocitando a Laraaji y Harry Bertoia a su paso.