Otros que nunca defraudan. Ni defraudarán mientras sigan volcando en la interpretación todo lo que llevan dentro. Yo no sé si hay muchas voces capaces de supurar la intensidad de Nils Edenloff, el cantante y guitarrista de The Rural Alberta Advantage. Ni otro percusionista cuya combustión rellene tan bien todos los espacios que proporciona la fórmula de trío: escuchar a Paul Banwatt es asombrarse. Le insufla a la sección rítmica un ímpetu que casi convierte la americana en rockabilly.
Su último álbum “The Wild” (Saddle Creek 2017) insiste en la inyección de adrenalina canadiense. Pese a la austeridad dominante, en canciones como “Selfish Dreams” lo modoso se despereza hasta convertirse en hercúleo. En otras -por ejemplo “Wild Green”- ya se zarpa con una velocidad de crucero endemoniada, con la sección rítmica -“Dead/Alive”- a modo de locomotora imparable, demostrando una vez más contra viento y marea que los componentes de este grupo, tarde o temprano, si siguen sonando así de esenciales, urgentes, catárticos y al límite, recogerán frutos enriquecidos de lo que están sembrando. Tiempo al tiempo.