Este año el sello Crammed Discs se ha ganado el cielo con la publicación de dos excelentes trabajos que sigo disfrutando a cada escucha. Por un lado tenemos el magnífico “Halo” de Juana Molina, y ahora este disco que me dispongo a reseñar, y no menos pletórico, “Archivo Pittoresco” de la singular compositora lisboeta Lula Pena. Además los dos discos tienen en común ese aire como chamánico que hipnotiza, y que los acerca a las músicas ancestrales africanas y al blues.

Poeta y cantautora cosmopolita donde las haya, esta mujer de voz robusta y de extraño magnetismo, recorre a través de la plasticidad de las notas de su guitarra diferentes palos: del fado a la chanson, de la morna caboverdiana al folk más ancestral. Un deleite sensorial.
Las canciones discurren sin apenas interrupción creando una homogénea sintaxis. Su música es pura fisicidad, parece un organismo vivo -podemos sentir el repiqueteo en la madera de su guitarra, el percutir de las cuerdas, su respiración al cantar-.
Este pentagrama iridiscente acude a referentes icónicos de la canción latinoamericana como su versión maravillosa de “Ausencia” de Violeta Parra, o pone acordes a poetas brasileños como Ronald Augusto (“Pesadelo Da História”), Ederaldo Gentil (“Rose”), o Jerusa Pires Ferreira (“Breviário”). Cierra el disco desterrando del olvido un tema de la famosa serie The Twilight Zone (en España se tradujo como “Dimensión desconocida”) y la lleva a su terreno (imaginen un cruce entre Mariza y John Fahey) respetando la sutileza evanescente de la original cantada por Bonnie Beecher