Otro dardo dando en el centro de la diana de The Go-Betweens. Desde Nueva York operan Pale Lights bajo la batuta del guitarrista Philip Sutton (empezó con Comet Gain) y la supervisión de Gary Olson (The Ladybug Transistor) con la presencia de otros músicos como Andy Adler (créditos en Crystal Stilts).
La de “The Stars Seemed Brighter” (Calico Cat 2017) es media hora esplendorosa donde las canciones brillan desde la primera escucha directas al corazón jangle de las bandas de Oceanía (cuenta en “Mother Cries” con Hamish Kilgour, hermano de David en The Clean, cuyo primer álbum tardío “All Of It & Nothing” fue mezclado por Olson). Es muy difícil resistirse a la transparencia de las guitarras dando lustre a las melodías de “100 Years” y “I Will Not Pray”; en ellas -y en “The Army Game”- se resume buena parte de una filosofía y una manera de entender la música, que puede quedar eclipsada en determinados periodos históricos donde se imponen otras tendencias, pero que vuelve y vuelve cada vez que éstas se alejan durante demasiado de las premisas eternas del pop. Porque son los discos a los que todos recurrimos cada vez que necesitamos enderezar un día. Que lo escueto de esta reseña no les haga dudar: este álbum es una bendición.