Una guitarrista inquieta, Rachel Aggs, lleva diez años probando asomar la nariz con diversas bandas; Trash Kit, Golden Grrrls, Sacred Paws y Shopping. Con el nuevo álbum de estos últimos parece que por fin está llamando la atención.

Destaca su técnica con las seis cuerdas, pellizcando epiléptica mientras -más que cantar- vocea los textos como muchos artistas evolucionados del punk al funk. Puestos a ubicar el estilo de “The Official Body” (FatCat 2018), un buen emplazamiento sería entre Talking Heads y LCD Soundsystem con la velocidad de los primeros Bloc Party, tamizados por la producción de Edwyn Collins. Más que funk desde el prisma punk -muchos ven ahí la sombra de Gang Of Four menos los bajos de Andy Gill-, se trabaja lo seco sin coartada. El músculo de “The Hype” puede ablandarse con una guitarra surf en “Suddenly Gone”, o ésta rugir ante el bateo urgente de “Control Yourself” o la interpretación maníaca de “Overtime”, pero siempre estará presente por si se la precisa en alguna pieza. Mordiendo nerviosa hasta hacer sangrar.