Siendo de Montreal, las comparaciones con Purity Ring son inevitables. Camille Poliquin y Laurence Lafond-Beaulne, las dos componentes de Milk & Bone, practican un synth pop suave de cariz romántico que se deja querer por el envoltorio R&B del mainstream actual. Siguen en la senda del primer álbum con el nuevo “Deception Bay” (Bonsound 2018) buscando asentar su estilo a través de pequeños retoques.
Abriendo, “Set In Stone” está entre el trip hop dulce y el dream pop, para pronto dejar paso a una de las bazas seguras de la grabación, “Daydream”, demostrando que la inocencia de su propuesta prende con facilidad. No es la típica banda de synth pop saltarín exultante, sino más bien dos chicas cantando los reveses del corazón con medios tiempos -“Care”- que, en un momento dado, abren una puerta a espacios más profundos, como la muy sentida “Tmrw.” a modo de páramo desolado arrastrando la frase `let see what tomorrow brings´ con un pesimismo que corta el aliento. “THE FLOOD” está rodeada por dos instrumentales cortos sórdidos -¿concepto?- y la cima de la grabación se alcanza con el tema titular. Aproximación electrónica buscando el máximo efecto con -a veces- el mínimo despliegue. ¿Se le podría llamar intimismo sintético?