Muy raramente surgen productos -sobre todo debuts- con tan buena estrella. Kali Uchis ha puesto todo lo que hay que poner para atrapar desde la primera nota. Originalidad respetando -y resaltando- las raíces, extraordinaria producción -por ahí anda Dave Sitek de TV On The Radio-, accesibilidad gracias a composiciones que conjugan el pop de masas con tonadas y estribillos imborrables, el pulso de la actualidad global que deriva en un gusto único eligiendo arreglos con los que se siente cómoda y aventurera a la vez, la astucia que le confiere la ascendencia de una inmigrante colombiana educada en Virginia operando en L.A, y sobre todo un instinto innato con la voz adecuada para cada pieza. “Isolation” (Interscope 2018) es una maravilla en el mismo sentido en que lo fue “Back To Black” de Amy Winehouse.
El pastiche es total: funk, tropicalia, varias gamas de soul, e incursiones esporádicas en otros jardines que también sabe hacer suyos. Por si no fuese suficiente, esta chica, que ya hizo sus pinitos junto a Tyler, The Creator -presente en “After The Storm” junto a Bootsy Collins- Diplo, Major Lazer, Kaytranada, Snoop Dogg y Miguel, se rodea de famosos de distinto pelaje, pillando grooves de cualquier lado apara adaptarlos a su discurso: Steve Lacy de The Internet en “Just A Stranger” -con el estribillo del año: she don´t want love, she wants my hundred dollar bills-, Kevin Parker en “Tomorrow”, Jorja Smith en “Tyrant” o Damon Albarn en “In My Dreams” (grandioso tecno-pop).
Comparaciones con el impacto de Camila Cabello aparte debido a lo hispano -véanse las diferencias en “Nuestro Planeta” junto al rapero colombiano Reykon-, la versatilidad de Kali es mucho más incisiva pulsando las teclas retro que molan. A mí personalmente me han encantado las que abrazan el soul lento seventies, como “Flight 22” (tipo The Stylistics, The Chi-Lites, etc), aunque, al igual que Camila con “Havana”, la punta de lanza de esta grabación gira en torno al mestizaje de “Miami” (colabora BIA).
Podríase especular con el nombre de Kali. No parece que se deba a Cali de Colombia -es de Pereira, eje cafetero- ni a California. ¿Un guiño a la esposa de Shiva? En todo caso, Karly-Marina Loaiza, a sus pies.