Gran paso el de Lord Huron en su nuevo álbum “Vide Noir” (Republic/Interscope 2018). A una americana más o menos sosegada que les sirvió para meter una canción en la serie “13 Reasons Why” de Netflix, le han inyectado músculo políticamente correcto, de ése capacitado para entrar en listas -sobre todo al incremento de difusión tras fichar por una multinacional- sin perder gajos de honestidad en el camino.
Lo que empieza un poco como tanteo siguiendo la huella de otros grupos californianos como Local natives -quienes quieran pueden remontarse hasta Counting Crows- de pronto se ve sacudido por la contundencia del ritmo áspero de “Never Ever” con ese impacto de los riffs, siguiéndole una “Ancient Names, part 1” con punto salvaje sixties que súbitamente explota en “Ancient Names, Part 2”. El teclado y la visceralidad evocan nombres de hace más de medio siglo (¿un cruce entre The Animals y The Crazy World Of Arthur Brown?). Y todo gracias a la mezcla sensacional de Dave Fridmann, obteniendo de ellos esa pegada que a buen seguro serían incapaces de conseguir solos porque -hasta ahora- no parecía ser lo suyo. En “Wait By The River” el reverb se asemeja a Jim James tras una sesión con su amigo M. Ward y Chris Isaak, dejando “Secret Of Life” a merced de la influencia de este último.
Todo empastado con materiales nobles que saben aportar el punto de suciedad preciso para que el acabado no sea demasiado blando o aséptico. Bastante influencia de los My Morning Jacket que influyeron en Band Of Horses que a su vez influyeron en Fleet Foxes, como demuestran “Lost In Time And Space”, “When The Night Is Over”, y sobre todo el final de porcelana triste de “Emerald Star”, la última. Un poco antes, “Moonbeam” suena a single perfecto -tan pop como rock-ubicado en un tramo del álbum que ya no sugería predecir un pico así. De modo que el buen sabor de boca inicial permanece hasta los últimos minutos de un trabajo modélico. Muy recomendable, sobre todo para quienes deseen facturar un producto de éxito de rock accesible sin comprometer su dignidad.