Debutó Béatrice Martin hace diez años,desde Quebec, cantando en francés tras dejar el inglés y el nombre anterior (Her Pirate Heart), hasta conformar una carrera sólida como Coeur De Pirate, que ha desembocado en este cuarto álbum magníficamente titulado “En Cas De Tempête, Ce Jardin Será Fermé” (Dare To care 2018). Una carrera también controvertida. Adolescencia punk -en el grupo December Strikes First-, posó para un magazine porno, se casó con un tatuador y se divorció cuando salió a la luz que ella tenía una relación con Laura Jane Grace de Against Me!. Hasta aquí con el gossip.
El disco posee las características de un megaclásico del pop mainstream de toda la vida. Como pianista compositora -actuó en España sin más acompañamiento-, entra a lo grande con la tonada estremecedora de “Somnambule” -hasta arriba de dramatismo cuando irrumpen las cuerdas- para después aprovechar las estructuras clásicas y dejar caer “Prèmonition” en plan Abba -Abba de cultura Decathlon, sí…, pero más Pet Shop Boys que Eurovisión-, a la que seguirán muchas melodías afrancesadas como “Je Veux Rentrer”, “Dans le bras De L´autre” o “Combustible”. Es la chanson revivida desde ultramar, refulgente cuando es dinamizada en clave pop, evocadora, melancólica y con las antenas a pie de calle. Y no falta el híbrido contemporizador coqueteando con formas tan lejanas como cercanas al hip hop (colabora LOUD).
Extremadamente accesible sin perder ni un gramo de dignidad, Béatrice tiene un manojo de melodías excelentes a las que ha sabido vestir e interpretar a la altura que merecen. El cierre al piano y orquesta con “De Honte Et De Pardon” es como la firma de una obra de arte.