Traqueotomía: operación quirúrgica que consiste en practicar una abertura en la tráquea para comunicarla con el exterior. ¿Y se puede componer una canción sobre ella? Will Sheff lo ha hecho en “Famous Tracheotomies” de Okkervil River, en la que cita a algunos famosos que han sido operados -al parecer él también, cuando tenía año y medio según la canción-, como Gary Coleman y Dylan Thomas, narrando vicisitudes relacionadas, como la de Mary Wells, sin cobertura sanitaria -fue ayudada por Diana Ross y Dionne Warwick- o la de Ray Davies a los trece años que sirvió para que, una década después, compusiese “Waterloo Sunset” de Kinks. De modo que es un tema que da para más de una canción.
Tras abrir con ella su nuevo álbum “In The Rainbow Rain” (ATO 2018), Sheff recurre a lo que durante la última etapa le sale mejor, dejando muy lejos aquella sombra inquietante, disfuncional y barroca de un pasado culto arrimado a formas de country. Una narrativa cercana en tono a Pulp -¿está el mundo preparado para un revival reconociendo el talento de Jarvis Cocker?- muy perceptible en “The Dream And The Light”. Tampoco tiene reparo en encauzar el flujo pasional a lo E Street Band -en “Pulled Up The Ribbon”- o al lujo de Boz Scaggs y Destroyer -lento de bola de espejos en “Shelter Song”- con perfil casi suntuoso. Se complementa el disco con aromas de Mac DeMarco en las guitarras y cadencia de “Don´t Move Back To L.A”, cazalla hedonista barata en los coros de “How It Is”, o piezas elegantes (“Family Song”), encantadoras (“External Actor”) o sigilosamente opulentas (“Human Being Song”).
Cuando lo busco en la estantería, su portada de perfil azulado me lo confunde con el nuevo de Jonathan Wilson. Quizás también influya la asociación del subconsciente pues Wilson le había producido anteriormente. Ahora la tarea de mezclas ha corrido a cargo de Shawn Everett. Lo digo por si alguien ve algún parecido en el sonido con The War On Drugs.