Oriunda de Texas, donde absorbió los matices oscuros del country local y, durante un par de discos, los regurgitó con modos primarios. Después se mudó a Los Angeles donde ha conocido, además de amigos valiosos que hablan muy bien de ella -Meg Duffy, Kevin Morby-, el amor -RF Shannon, su guitarrista y mano derecha- y la luz que todo ello trae consigo.
En cualquier caso “Cosmic Wink” (Mexican Summer 2018) no abraza la claridad renunciando a las sombras. Podría parecerlo en “I See The White”, vestida de gala. Hay sin embargo un barniz en la vocalización que, ya mucho más evidente en “White Bird”, la relaciona con el tipo de sensaciones manejadas por Hope Sandoval en Mazzy Star. Una adrenalina subyugante, que se torna obsesiva en “Thunder Song” (la frase `who do you love´ suena tan obsesiva en su boca como en aquella canción del mismo nombre en las manos de Bo Diddley, Jim Morrison o Juicy Lucy). La balada lenta “Wild Rain” estaría cerca de The Delines, mientras fluye un hipnotismo en “Mama Proud” inusual en un tema country y escuecen las heridas del deep blues en “Dream State”.
Vista la evolución de Jess Williamson, cuesta predecir su futuro. Se la ve más en plenitud ahora que en el pasado. Una madurez que, canalizada comercialmente, bien podría aprovechar su vertiente tangencial pop no lejana a Stevie Nicks. Estaremos atentos.