Dos factores echan un poco para atrás a la hora de encarar este disco de Teyana Taylor, ambos extramusicales. El primero, una portada no se sabe si explícita, sensual o natural, con poco recorrido fuera del sector macho del hip hop. El segundo, el hecho de estar apadrinada por Kanye West, quien ha manejado los tiempos de la puesta en escena a su conveniencia para no perjudicar a otros lanzamientos de su corporación (Kids See Ghosts, etc).
Una vez centrados en lo musical. “K.T.S.E.” (G.O.O.D., Def Jam 2018), que significa Keep That Same Energy, es una buena aunque corta -22 minutos- iniciación a las canciones de Teyana. La producción de West, salvo los tics pertinentes de los textos del género -“Hurry” con Kanye y “3Way” con Ty Dollar $ign-, esgrime una simplicidad fantástica, sobre todo en la primera mitad. Tanto el soul seductor de madrugada en la coctelería de “Gonna Love Me” -con sample de The Delfonics- como “Issues/Hold On” -a pesar de los `efectos especiales´- funcionan, entre el intimismo y la calidez tropical, y ambos deberían ser tenidos en cuenta en su carrera futura.
“Rose In Harlem” esconde un sample de The Stylistics y ya discurre por terrenos más trillados del género, así como una “WTP” final ubicada para -junto a Mykki Blanco- acabar la grabación con talante festivo impúdico. Una lástima que tres cuartas partes de los textos del hip hop sigan obsesionados con el sexo, cada vez más alejados de las reivindicaciones sociales de los comienzos.