De todas las cantautoras norteamericanas actuales, seguramente Neko Case es la que produce más equívocos. Muchos la tienen por una ácrata del country. Que se arrima al género de manera imaginaria más que técnicamente musical, para no emanciparse del todo de los prejuicios que le han creado. Sea como fuere, despliega ese estilo versátil propio que se ha construido con actitud rebosante de valentía, feminismo y ganas de superar el marco de estereotipos, sin jamás caer en la bajeza de poner en peligro su clase. Ahora mismo, si por pop entendemos un espectro amplio que abarque toda canción de tres minutos con estribillos e instrumentación clásica de filiación norteamericana, Neko Case es el paradigma de pop total.
Su nueva grabación, “Hell-On” (Anti- 2018), contiene de todo. Mucho de todo. “Hell-On” es un aviso, con un prodigioso desarrollo mutante a golpe de vals. Y no es country. De hecho la tercera pieza -“Halls Of Sarah”- es la primera con algunos instrumentos acústicos en primer plano. Detrás va una “Bad Luck” con madera vintage de Brill Building, para ponerse seria en “Curse Of The 1-5 Corridor” arropada por Mark Lanegan. Después engancha una ristra de composiciones de diversa orientación. La atmosférica “Gumball Blue” y “My Uncle´s Navy” han sido compuestas con Allan Carl Newman (A.C. Newman, ex-compañero en The New Pornographers), el juego de piano, bajo y batería en “Dirty Diamond” muestran su facilidad con cualquier tipo de arreglo, y “Oracle Of The Maritimes”, compuesta con Laura Veirs, dbe pertenecer a la época en que grabaron juntas con k.d. Lang. La canción más resultona sin embargo es “Sleep All Summer”, interpretada junto a su autor Eric Bachmann (con un tono nasal para la ocasión similar al de Neil Diamond). Ambos son amigos de años atrás, y la pieza conocida de cuando la interpretó junto a Lara Meyerratken (hay otra versión de St. Vincent con The National).
Tras el final de “Pitch Or Honey”, apoteósico en vibraciones, prevalece un regusto de pop de división de honor muy Fleetwood Mac, que ya se esbozó antes en canciones como “Halls Of Sarah” (no puedo evitar asociar ese título con “Sara” de “Tusk”). Sí, sé que hace unas semanas decía lo mismo de Kacey Musgraves, pero sigo pensando que es el mejor elogio posible en estos tiempos.

PD. también está presente el saxo de Steve Berlin, el de Los Lobos que colaboró en “Graceland” de Paul Simon.