A lo largo del tiempo hemos ido comprobando que ciertos estilos anglosajones importados cuajan mejor en unos países que en otros, en connivencia con sus tradiciones, aptitudes y gustos afiliados al carácter. Así no es de extrañar que países nórdicos y escandinavos abracen grandes melodías. ¿La calidez como contrapeso del frío? Moon Loves Honey proceden de Dinamarca capitaneados por Jeppe Dengsø, compositor y guitarra, con una suerte de dream pop voluptuoso que roza el shoegaze y el synth pop, dependiendo de la composición.
El debut se titula “You Drift Away From Me” (2018) y arranca con un trío de ases. “To Be Without You” es un caramelo puesto en la pole para atraer, aunque la pieza mejor recibida es una “Lonely Day” ya publicada en enero con la fórmula de una gelatina respaldando el trote tipo Tame Impala de “Currents”. Tras ella, más synth en “You Drift Away From Me”, provista de la aceleración de los The Radio Dept iniciales cercanos a New Order.
Este nivel de calidad resulta difícil de mantener a lo largo de nueve canciones, aunque esporádicamente vuelven a asombrar, como por ejemplo en “Is It Just A Dream?” -no son Slowdive porque les falta tejido y experiencia en los matices imperceptibles del muro sonoro- o en la larga “Replaced” cerrando. Si en el próximo separan el grano de la paja y repiensan los arreglos inyectando cierta originalidad para no caer en el estereotipo, seguramente apañarán un manojo de canciones que les consigan un buen contrato discográfico. Y que, como éstas, nos escondan la amargura cotidiana durante un rato.