Folk acústico de cuerdas nobles desde Louisville a cargo de dos amigas de infancia, Heather Summers (guitarra, banjo) y Anna Krippenstapel (violinista con Joan Shelley, Freakwater y Emma Ruth Rundle). Los recovecos profundos de las raíces de Kentucky en un entorno de suavidad aterciopelada son expuestos con brillantez en su debut (No Quarter 2018), un dechado de pureza lírica casi atípico, que deja en la cuneta a otros productos con aparente mejor diseño como I´m With Her. Escuchar a Anna y Heather es reencontrarse con el meollo de la emoción natural.
Desde la primera, “Red Tailed Hawk”, hasta la última, “Bridges” -ambas interpretadas de modo sublime en una estancia austera para Lost River Sessions: búsquense en youtube-, todo fluye desde la creencia en la música como transmisora de valores y tradición, compaginando tanto composiciones propias como versiones de nuevo cuño -”Wildgeeses” de Michael Hurley- y prospecciones en temas añejos -”Fair Ellen” de Jean Ritchie- que contribuyen a dotar el trabajo de un remache que combina naturalidad y erudición.