Son muchos años los que lleva porfiando Owen Ashworth, primero como Casiotone For The Painfully Alone y después como Advance Base, con su fórmula sencilla. Voz tristona rasposa -a veces a punto de romperse- y el casio a modo de teclado y caja de ritmos. Marcadamente espartano y visceral cuando empezó, ahora cuenta ya con un relativo juego de sutilezas enriquecedoras. No nos engañemos sin embargo. Este hombre ha sobrevivido gracias a sus melodías extremadamente contundentes. Te monta un tema con cuatro cañas, pero siempre con un estribillo memorable.
En “Animal Companionship” (Run For Cover 2018) ha recopilado una serie de canciones que mencionan, en un momento u otro -sin que sean necesariamente protagonistas- a animales de compañía. Las piezas discurren modestas y eficaces, recordando en muchos momentos a otros artistas de operatividad similar. “Your Dog” es bastante Eels -de hecho gran parte del disco evocaría, incluso en la tristeza subyacente, a Mark Everett- y “You & Me & The Moon” ya apunta flagrante, aunque menos proteínica, la deuda con el autor de The Magnetic Fields. En este tramo medio del álbum, con una instrumental circular -“Walt´s Fantasy”- de liturgia sobrecogedora que deriva en la aridez sacra de “Rabbits”, es cuando se incrementan los niveles de asombro (“Care”), con la inevitable pregunta en el aire: ¿cómo puede sacar tantas melodías con arreglos tan primarios sin sonar repetitivo?