En las redes sociales siempre se ha alentado el chismorreo -visto el estilo de Zebra Hunt- acerca de la posible relación -por apellidos- entre el guitarrista Rob Mercer -que hace veinte años buscaba un hueco en la palestra del power pop junto a Deflowers- y Glenn Mercer de Feelies. Solo conjeturas y bulos típicos.
Lo cierto es que “Trade Desire” (Tenorio Cotobade 2019), el nuevo disco de Zebra Hunt, retorna -tras los pinitos con Jack Endino- a la producción de Robert Comitz, masterizada ahora por el australiano Mikey Young. Se hace hincapié en lo geográfico austral porque, aparte del arranque muy feelie de “Coral Scenery”, la herencia de Flying Nun sigue muy presente. Alguna pieza larga como contrapeso (“Don´t Say Anything”) y una versión de un tema olvidado de The Fresh & Onlys (“Second One To Know”) no eclipsan los momentos cumbre del disco: “See Through You” y “Two States”, ambas abriendo nuestros corazones a golpe de jangle cristalino. Huele a verano.