No pensaba hablar de la reedición de “I, II, III y IV”, la primera grabación de Gente Joven, pues ya se habló en su momento aquí (2013), pero no puedo evitarlo. Estamos en semana santa, época de resurrección y, escuchando estas ocho canciones escuetas -2´ 31´´ la que más y 1´ 49´´ la que menos- durante un viernes santo, se me vuelve a aparecer el fantasma del romanticismo desaforado golpeando implacable. Son como destellos que brillan fugaces para alumbrar los momentos solitarios cuando nuestro corazón necesita inhalar amor para que el cuerpo siga aleteando y no perezca inerte rodeado por la mezquindad.
Desde los acordes de dream pop rompecorazones de “Generación Del 29” al esplendor romántico de “Que Respiren Los Demás”, los minutos transcurren voraces exprimiendo la belleza de cada nota entre los paisajes de nieve y nata, con esa voz grave inyectando severidad al entramado sonoro. Después Gente Joven se asentarían sobre la fórmula con discos mejor acabados, pero éste siempre ha sido y será su primera bocanada. La que les/nos dio vida.