Las maravillosas incongruencias del negocio musical. Julian Lynch es un músico con un relativo talante experimental, amigo desde la adolescencia de miembros de Real Estate de su barrio de New Jersey. Con varios trabajos en solitario, colaboró en discos de Ducktails, Alex Bleeker y Real Estate hasta que estos últimos le pidieron que se uniese a ellos para sustituir la súbita marcha de Matt Mondanile. Se le pudo escuchar como miembro oficial en “In Mind” (2017).
Su nueva grabación en solitario, “Rat´s Spit” (Underwater Peoples 2019) es una delicia pese al título. A Julian le gusta manipular sonidos de guitarra y electrónica, juntarlos a veces en partículas indivisibles o edificar habitáculos donde los elementos encuentran la libertad desde un plano asociativo. Acústicas que abren sus vientres para que la guitarra hurgue en las entrañas -“Meridian”, “Rat´s Spit”, “Strawberry Cookies”- sobre una colcha tipo fripptronics tirando a dream pop, dejando que la luz ilumine nuestro interior hasta el resplandor de su calidez psicodélica.
Algunas canciones osan introducir voces tipo Beach Boys, como el final dorado de “Baa”, o quedarse en el plano de pura belleza de “Hexagonal Field”. Cierto, ya habían trabajado con material semejante Panda Bear o High Llamas, pero esto suena a una vuelta de tuerca apta para el presente. A dedicación de alguien cuya afición musical es prioritaria, convirtiendo su trabajo en importante.