Las comparaciones sirven para lo que sirven. En periodismo musical se considera una falta de recursos por parte del periodista: no saber describir una música sin aludir a otra similar. A mí sin embargo me parecen muy útiles y, manejadas con cuidado, sirven para definir. Porque, por muy acertados que sean los adjetivos -y es solo un ejemplo-, no es lo mismo comparar a un grupo con Deacon Blue que con Prefab Sprout.
Hablando de estos últimos -¡qué bien que de pronto me haga venir el Pisuerga por Valladolid!-, “Love & Other Hopeless Things” (Marina 2019), el nuevo de The Pearlfishers, tiene mucho de Paddy McAloon. Si en el anterior “Open Up Your Colouring Book” mencionábamos a los Sprout y a Jimmy Webb de refilón, manejando más las estructuras de Teenage Fanclub, esta vez el grupo de David Scott se decanta mayormente por la ambivalencia invernal norteña/brisa californiana. Evidentemente le falta algo de meticulosidad para ponerse al nivel de McAloon -los coros femeninos de “Sometimes It Rains In Glasgow” cautivan, aunque no tanto como los suyos- pero las composiciones preñadas de candor y nostalgia -como “Could Be A Street Could Be A Saint”- irradian sensaciones muy similares a este cóctel utópico si grabasen un disco juntos Webb y el de Newcastle. De hecho las primeras notas de “You´ll Miss Her When She´s Gone” nos remiten a algún hit del norteamericano. “You Can Take Me There” y “Once I Lived In London” además retienen la esencia de Gershwin presente en ambos.
Huelga insistir en recomendar esta grabación. Los pescadores de perlas musicales habituales por estos lares ya la deben tener en el zurrón. Se alegrarán ante la concesión helénica de “A Woman On The Verge Of Becoming A Cyclist”, se derretirán ante la magnificencia de “I Couldn´t Stop The Tide” y echarán la persiana con plenitud emocional en “Another Sunflower”. Vivir para escuchar.