A pesar de todas las imperfecciones a cuestas -o falta de presupuesto- con que carga la música nacional, en numerosas ocasiones el mensaje traspasa y llega. Los tinerfeños El Faro, liderados por Carlos Díaz, han resucitado tras dos split singles hace siete años para entregar seis canciones en “Ay, Si Un Día” (Acuarela 2019) que reflejan con calidez máxima el difícil tránsito de la adolescencia a la vida adulta.
Para ello recurren al oficio productor de Jaime Beltrán (hincapié en su buena mano con Sr. Chinarro), combinando melodías clásicas -las ganas de trascender de “La Libreta”- y arreglos casi dramáticos -el desplome instrumental en el corazón de “Mala Suerte”- con heridas sentimentales presumiblemente austeras -el piano triste y ese clip desolador con Victoria Arrate- en “Fuego”. Fluye en el conjunto de piezas una languidez romántica entre pop y rock -reflejando sensaciones de la etapa de Carlos desplazado a Barcelona para estudiar- dignas de lo que solemos importar de Australia -Triffids, Go-Betweens: sí, un perfume insular- a las que se podría añadir el modo de tratar algunas estructuras de Manchester Orchestra, o los arpegios jangle de guitarras -el single de adelanto “Mejor Fuera Que Dentro”- cercano a los primeros R.E.M deudores de Byrds. No es música nueva ni rompedora, pero reconforta enormemente.