En principio no pensaba reseñar este disco. Un miembro de Band Of Horses en solitario con canciones modestas y formales que podrían funcionar en las emisoras del midwest. Sin sobresaltos, sin riesgos, bien acabadas, dignas y…poco más. “For The Morning” (Fantasy 2019) es a priori un buen álbum con dos canciones de sobresaliente y dos más de notable.
Pero ¡ay!, esas dos grandes piezas me han vencido, con su inercia formal fiándolo todo a un par de grandes melodías desplegadas con una parafernalia que, de tan clásica, me ha producido una regresión. “Breaking A Heart” -y en menor medida “Evening Country”- son del estilo Eagles más preciado, con los coros pluscuamperfectos desplazándose a un country que hará las delicias de -además de los bailes de country ibéricos para cincuentones- quienes disfrutaban con “New Kid In Town” o piezas fronterizas de “Desperado”.
Y la otra es “The Bottom Of The Sea”, una balada de diez que va justo detrás. En tiempos lejanos, cuando en la discoteca empezaba la ansiada tanda de lentos, los chicos se armaban de valor y se acercaban a las chicas sentadas. ¿Te apetece bailar? Ojalá al sonar una canción como ésta ella me hubiera contestado afirmativamente. Instantes gloriosos recordados entre la calentura de un mes de agosto.