Mi debilidad por los grupos del oeste australiano de vez en cuando produce sorpresas agradables, aunque esto suponga discrepar con la mayoría. Methyl Ethel no han obtenido el consenso con el tercer álbum. La voz andrógina de Jake Webb, no exenta de drama, puede descolocar al principio, así como bastantes entradas de canciones de “Triage” (4AD 2019) con retintín ochentero, como el arranque en plan “Maneater” de “Ruiner” o el teclado de época de “Trip The Mains”.
No obstante todos los aparentes desatinos cruzan sus caminos hasta configurar un sonido personal y sólido, incluso elegante a ratos con reminiscencias de los popes de Perth. El bajo de “Scream Whole” se nutre del grosor de los Tame Impala actuales, mientras que los arreglos pasan por un tramo afrancesado de melodías muy personales. En el crescendo de “All The Elements” se aprecia mucha cohesión compositora. Y “Real Tight”, como otros pasajes anteriores respecto a Empire Of The Sun, tiene una fragancia de The Sleepy Jackson.
La conclusión sonora es la de estar ante unas canciones que pueden rayar la distinción o el histerismo formando un bloque de peso, como por ejemplo Roxy Music. Art rock con pespuntes de synth pop moderado desde aquel rincón perdido del mundo repleto de talento.