Del ombligo de la Norteamérica poco glamourosa surgen numerosas bandas excelentes cuyo anonimato predestinado no es óbice para intentar rescatarlas de éste. Isaac Eiger -fan de Jason Molina y Mark Kozelek que se formó entre el rock británico y las bandas de american college- y Fred Nixon crecieron en Montana, pasaron por Portland y ahora, tras cambiar el nombre de su banda Sioux Falls por Strange Ranger, operan desde Philadelphia.
Su segundo disco bajo estas siglas “Remembering The Rockets” (Tiny Engines 2019) condensa su crisol de influencias de modo abrumador. Catorce piezas que en conjunto suenan a obra sólida, a álbum de los de antes. Con sus inicios jangle -“Sunday” es puro Teenage Fanclub-, alguna pieza de regusto vocal brit pop -”Ranch Style Home” en plan Oasis-, bastantes tramos finales realzando bajos agudos en modo Cure/New Order -como en “Message To You” con Fiona Woodman cantando, o “Nothing Else To Think About”-, interludios instrumentales muy logrados -el minuto y medio de “`02”-, synth rock reflexivo -“Beneath The Lights”- y sobre todo viñetas de dream pop total -la gaseosa y etéreamente Red House Painters “Pete´s Hill” con su flujo final hermosísimo- o parcial, como una “Planes In Front Of The Sun” que no desmerecería a Trembling Blue Stars.
Siempre sin olvidar ciertos acabados con las aristas suficientes para que uno se mantenga atento ante las espinas y el terciopelo hasta caer en las dos últimas piezas -grandioso el despliegue sintético de “Living Free”- convencido que está ante un pequeño gran descubrimiento.