Seguimos para bingo. Si tardó siete años Sandro Perri en reactivar su carrera discográfica -el año pasado con “In Another Life”- parece que ha cogido carrerilla presentando otro manojo de canciones de ensueño tras solo unos meses después.
“Soft Landing” (Constellation 2019) responde musicalmente a lo que se espera de su título. Aterriza en tus oídos como una pluma al tocar el suelo. Al igual que el anterior, viene marcado por una pieza larga abriendo, en este caso “Time (You Got Me”” con dieciséis extraordinarios minutos donde, tras empezar con sigilo minimalista, se enreda en un desarrollo de guitarra electrónica en clave estival cuya cadencia, gracias a los aleteos de flauta y piano -hey, Ryan Driver- podría en muchos tramos pasar por una reconversión deliciosa del álbum “Astral Weeks” de Van Morrison.
Aunque más cortos, los otros cinco temas no bajan el listón. La onírica y meditativa “Floriana” va engordando con un reflujo entre Santana y High llamas. El slo mo onírico de “God Blessed The Fool” tiene un sonido de goma como Crumb. La melodía silvestre de “Back On Love” recuerda a “Imagine”. Y el dream math suave de “Wrong About The Rain” pasa igual de bien que aquel “Movies” de Holger Czukay. Es música experimental, sí, pero parece compuesta por alguien que tiene previsto estrenarla en la coctelería tropical del paraíso. Relajo supino, aunque, por debajo de las mil estrellas de “Soft landing” brillando, el dibujo de los esquemas se perciba más complejo. Bendita la música que parece provenir de un mundo mejor.