Tal como se vio el año pasado con Totally Mild y su art rock pulcro, en Australia se están cocinando más que las consabidas viandas musicales de la tierra -rock con himnos mainstream, cantautores benignos, after punk de herencia Bad Seeds o jangle entre Go-Betweens y Flying Nun- poniéndola en el mapa de las zonas de máxima creatividad tirando de hilos clásicos.
El hilo de Totally Mild nos lleva este año a Jade Imagine, formación de Melbourne con la voz opaca y el expresionismo parco de Jade McInally sobre un estilo indie variado y también contenido. “Basic Love” (Milk! 2019) no puede evitar evocar la discográfica de la que procede, más elegante y menos electrizante, pero haciendo a su manera hincapié en las lagunas emocionales -vacío, desazón e inercia- presentes en Courtney Barnett o Jen Cloher.
Lo que más atrae de ellos es su buena maña con el pop sigiloso -el tema promocionado “Remote Control” o “Get Out Of Your Head”- sin olvidar los tramos oscuros -dicen que “Big Old House” se escribió durante …. ejem … un sueño-, los rugosos -tal que “Cut Me Off”- o las sensaciones únicamente presentes -lo que siente en “Past Life” un australiano urbano escapando a la costa vacacional- en las antípodas. Siempre con ese punto de naturalidad tan de agradecer alejado del postureo y los amaneramientos mediáticos de la ex- metrópoli británica.