Muchos se preguntan si, para una oriunda de Kentucky adaptada a la americana rural como Joan Shelley, era necesario viajar a Reykjavik para grabar el quinto álbum. Difícil respuesta.
Lo cierto es que “Like A River Loves The Sea” (No Quarter 2019) juega esta vez más con el folk que con el country blues -el anterior contaba con el amparo de Jeff Tweedy- aunque es de mal comparar. Si acaso, los aires aún más puros de la naturaleza islandesa nos la muestran encantadora en su papel de folk singer de sonido traslúcido. Sin dejar de contar con Nathan Salsburg, ahora también se apoya en el británico James Elkington para aparecer como una Joni Mitchell de los glaciares (“Coming Down For You”). El contrapeso de americana corre a cargo de su amigo Bonnie Prince Billy, también presente en “The Fading” (subrayando la temática old Kentucky de siempre).
En resumen, otro disco de Shelley rebosante de fragilidad -en “When What It Is” es como si la guitarra tuviese miedo de romper una nube de algodón- femenina tradicionalista.