Retorno bienvenido el de un Bonnie Prince Billy que nunca defrauda. “I Made A Place” (Drag City 2019) tiene todo lo que cabría esperar de Will Oldham a estas alturas. Ha perfeccionado la maduración de los agudos de su voz, ha transformado la parte desaliñada de su sonido en una gamuza dulce -lo cual incluso incrementa el contraste con lo insano de algunos de sus textos- y se ha adaptado muy bien a lo que se espera de un músico en proceso de madurez.

El disco tiene dos partes muy contrastadas dentro de su férreo anclaje country. Una primera trotona donde destacan “New Memory Box” y “Look backward On Your Future, Look Forward To your Past”, que a mitad de la grabación se ralentiza con “You Know The One”. Marca el despegue el vals de arpegios minimalistas “This Is far From Over”, tras el cual viene otro vals de corte más tejano (“Nothing Is Busted”). A partir de entonces, gozada total con “Mama Mama”, “The Glow Pt. 3” y “Thick Air”, donde los arreglos de Jacob Duncan, la segunda guitarra de nathan salsburg y sobre todo la compañía vocal de Joan Shelley consiguen arropar el manojo de composiciones más recomendables del autor en esta década que termina. La contradictoria humanidad de Will en todo su esplendor.