“Mogadisco- Dancing Mogadishu” (Varios 1974-1991). No solo Addis Abbaba era bastión musical cosmopolita del África nororiental. En la capital de Somalia también se exploraban nuevas vías de fusión entre lo tradicional y lo importado antes de la guerra civil. Estas cintas rescatadas de archivos olvidados de Radio Mogadishu muestran el dinamismo de las bandas y orquestas de entonces famosas en la ciudad, como Dur Dur Band, Iftin Band y Bakaka Band, mezclando lo negro norteamericano con el afrobeat nigeriano y el jazz vecino abisinio. El espectro cubre también el disco funk de Mukhtar Ramadan Lidi o la influencia reggae con un tema de Omar Shooli, entre otros. Documentado además con anécdotas variadas del recate de las cintas en el libreto de acompañamiento.

 

“Mam Ynne Wa” (Alogte Oho & His Sounds Of Joy). Aunque Ghana sea conocida por el highlife de sus clubs, en la variedad de sus etnias pueden confluir distintas fusiones. Desde territorio norteño Frafra en la zona de Bolgatanga -de espiritualidad islámica en los aledaños del Sahel- pero con un ojo puesto en ritmos nigerianos -el artista creció en el sur selvático del país: “Sadana Fom”-, otro en el reggae -“Zota Ynne”, “La Ta´Aba”- y arreglos de voces femeninas africanas gospel con el añadido de arreglos orquestales con vientos frescos -incluida flauta-, surge una variedad enriquecedora de sello africano.

 

“The New Adventures Of…P.P. Arnold” (P.P. Arnold). Voz de color sobre la que pesó una maldición por sus contactos -miembro de Ikettes que se busca la vida en UK desde el entorno de los Stones, o sea soul de negros para blancos-, es recuperada por Paul Weller y y Steve Cradock (su amigo de Ocean Colour Scene) en una suerte de regresión con cenefas de respeto actualizadas. Sobria, excelsa y a ratos estremecedora -deléitense en “I´m A Dreamer” de Sandy Denny, en el homenaje a su hija fallecida hace 40 años “I´ll Always Remember You”, o en el turbulento recitado de un poema de Dylan en “The Last Thoughts Of Woody Guthrie”-, tras medio siglo de carrera aún reivindica un puesto entre las grandes. No es Dionne Warwick, pero hubiese triunfado con el tema principal de cualquier film de James Bond.

 

“Incidental Music” (W.H. Lung). Trío de Manchester que mezcla tintes psicodélicos con cierta épica de rock musculado bajo el filtro motorik. Bastantes canciones largas -la primera, “Simpatico People”, de diez minutos- con espacios para crear un ambiente de desarrollo envolvente. Cuando consiguen subir ese peldaño extra de intensidad -caso del final de “Inspiration!”-, las pulsaciones cobran vida propia.

 

“MAGDALENE” (FKA twigs). Mi relación con la música de esta británica no ha cambiado mucho tras cinco años. No me encontré cómodo con “LP1” como no me encuentro con parte de la música que se asocia a él y que viene de nuevo reflejada ahora aquí. Demasiado quebradiza, me cuesta seguirla y asimilarla y, por encima de sus logros en la combinación de lo experimental/vanguardista con alguna de las múltiples formas del pop (negro o blanco) actual, la pregunta que me hago, tras escuchar el disco tres veces, es si quiero escucharlo una vez más o presiento que voy a seguir escuchándolo dentro de diez años. Y la respuesta es no.