Cuando a finales de verano del 2003 entrevisté a Stuart Murdoch, pensé que el cambio de aquel “Dear Catastrophe Waitress” hacia un pop más formal -sin la soltura florida de la vertiente folk de Belle & Sebastian- obedecía en parte a la marcha de Isobel Campbell, de modo que durante cierto tiempo -años- esperé de ella un disco que me devolviese, aunque sin Stuart, el galope de muchas canciones de “If You´re Feeling Sinister”. En vano. Si con The Gentle Waves se quedó en un plano discreto, el cambio de rumbo junto a Mark Lanegan definitivamente me constató que lo que echaba de menos del grupo de Glasgow jamás me sería devuelto. Salvo que así lo decidiese Stuart.
De modo que aquí nos vemos, dieciocho años después, escuchándola en su nuevo trabajo tras una larguísima ausencia en solitario. “There Is No Other” (Cooking Vinyl 2020) nos la muestra íntima, jugando con una calidez donde funde electrónica light con sensualidad ensoñadora sobre composiciones que en origen debieron pensarse en clave folk. En “Ant Life” y “Rainbow” se muestra más francesa retro que escocesa -más recatada que Stereolab y con cierto flujo Saint Etienne asilvestrado-, ensoñadora gracias a -pereza inherente a la guitarra tipo Hawai de “The Heart Of It All” aparte- lo certero del combinado instrumental (respalda Jim McCulloch de BMX Bandits).
En la segunda parte del disco la imaginación mengua hasta dar la impresión -salvo algún esbozo tipo “See Your Face Again”- que el final se hará tedioso pese a la conseguida estética sonora. Suerte que recobra ese punto de tibieza envolvente cerrando con un título tan explícito como “Below Zero”. Música para reconfortar durante el frío.