Si introduzco el nombre de Soccer Mommy en el buscador de esta página, surgen bastantes entradas. Ergo, en mi subconsciente el impacto de “Clean” (2018) la ha empezado a convertir en referente; un dato no menor tratándose de un primer álbum.
El talento de Sophie Allison queda refrendado en “Color Theory” (Loma Vista 2020), que utiliza básicamente elementos similares para fortificar su solidez. Con una salvedad. En esta ocasión ha ascendido a tareas de producción Gabe Wax, quien aporta habilidades importantes a la hora de interconectar la construcción acústica con una telaraña de electricidad -la base sigue siendo de guitarras, aunque con algo de teclado- supongo que de sus experiencias anteriores (me quedo sobre todo con lo que pudo aprender en “Monomania” de Deerhunter, “Be Small” de Here We Go Magic y “abykiss” de Adrianne Lenker). Se persigue enseguida en “Bloodstream” con la espiral de guitarras trepando, y de hecho en casi todas las piezas.
La táctica de montar este entramado eléctrico contrapuesto a la esencia femenina vulnerable, además de funcionar bien al oído -las descargas de “Circle Drain”, el fondo lacerante en “Lucy”- realza unos textos con especial hincapié en depresión, enfermedad, miedo, muerte y pérdida, en parte debido a la enfermedad terminal de su madre (reflejada explícitamente en canciones como “Yellow Is The Color Of Her Eyes” y “Gray Light”).
En definitiva un trabajo más maduro que el anterior, donde lo pulido de las aristas no impide que éstas dañen.