La crisis universal que estamos atravesando sirve para un poco de autocrítica. En épocas normales gestionamos las prioridades musicales según el tiempo disponible -poco- con la mira puesta las novedades de postín, dejando a menudo de lado grupos menos conocidos o promocionados. Algunos de ellos sin embargo vuelan bajo el radar mediático y son captados por promotores modestos nacionales. Así, a menudo nos asombramos al comprobar como nombres aparentemente novedosos ya han girado -y no solo una vez- por muchas ciudades españolas.
Es el caso de Tami Neilson, antigua componente del grupo familiar canadiense The Neilsons, residente ahora en Nueva Zelanda con su nuevo álbum “CHICKABOOM!” (Outside 2020). Como se indica en el texto de la portada -the hot rockin´ lady of country, rockabilly & soul sings…- es un viaje al pasado bien decorado con detalles modestos para darle un punto de sazón -ni el kitsch ni la actitud llegan a The Cramps, todo lo más el peinado bomba como The B-52´s- que no va más allá de la fiereza vocal sobresaliente de ella. Se grabó en Auckland con la participación importante de la guitarra de su hermano Jay y, en menor grado, la percusión de Joe McCallum (Aldous Harding, Marlon Williams, Nadia Reid).
Con la base del disco girando en torno al rockabilly -“Hey, Bus Driver!”, “Tell Me That You Love Me” con tonada cercana a “You´re The One That I Love”, y una “Sister Mavis” dedicada al alma de Staple Singers- y pillando de rhythm & blues, soul, Sun, Johnny Cash, Roy Orbison, country -el vals “Sleep”- y blues -formal pero tremenda “You Were Mine”-, apaña diez piezas cortas para para deleitar a los nostálgicos del periodo 1955/1965. El covid 19 desgraciadamente la obligó a cancelar su gira española en marzo.