La asociación australiana Grant McLennan Fellowship cada año dona 25000$ a una promesa local para una estancia -de hasta seis meses- en Londres, Berlin o Nueva York con el objetivo de que aprenda y madure como artista. El año 2018 el dinero fue para Jeremy Neale -también ganador del Queensland Music Award de aquel año- y eligió pasar tres meses en la Gran Manzana.
Su nuevo álbum “We Were Trying To Make It Out” (Dot Dash 2020) refleja los elementos apuntados arriba. Con cara de buen chico, obviamente tiene el tino melódico que cualquier conexión con Brisbane y Go-Betweens requiere, mientras canciones como “The Strength To Carry” o “Hold Me Up” -con un trote monocorde y estribillos pasables pero solventes tipo The Knack- reflejan un pulso más urbano sin llegar a power pop. Destacan por encima de la media los tres singles. Dos de ellos, los que abren el disco -“Everything I Do Is Replaced By Two” y “Tried And True (Raise The Roof)”- son excelentes ritmos festivos para corear en el pub, mientras “Still Want You Around Me” es más sosegado y sucede al más sosegado del lote, “We Were Trying To Make It Out”, con la aportación vocal de Jaimee Frye, una devota -y se nota- de Prefab Sprout.